Orígenes del Team Building o “construcción de equipos”

Orígenes del Team Building o “construcción de equipos”

Cuando la revolución industrial comenzó a causar estragos en la mente de todas las personas se podía considerar que las jornadas laborales explotaban a los empleados y los consideraban máquinas de trabajo que únicamente debían cumplir los objetivos de productividad de las empresas.

Para comienzos del siglo XX las ideas para mejorar el desempeño laboral se limitaban a aumentos de salario, en definitiva, se basaba las recompensas en un mecánico sistema de estímulo-respuesta.

Fue en las décadas de 1920 y 1930 cuando dos psicólogos empezaron a exponer ideas interesantes. El primero de estos profesionales fue William McDougall quien escribió un libro en el que expresaba que las emociones y los sentimientos tenían un valor para determinar las conductas del ser humano, según este texto las acciones del ser humano se iban desarrollando de acuerdo a sus experiencias con el entorno.

Años posteriores al libro de McDougall un psicólogo industrial llamado Elton Mayo realizó un importante experimento gracias al cual concluyó que un ambiente laboral cómodo lograba impulsar positivamente a los empleados, demostrando de esta manera que el desempeño laboral no solo depende de la individualidad.

La relación con el entorno beneficia a los trabajadores. Por último puede decirse que el experimento de Mayo y los estudios conductuales de McDougall dieron los puntos clave para la creación del Team Building. Sus tres conclusiones fundamentales fueron:

  • Un empleado feliz es mucho más productivo que uno descontento.
  • La cantidad de interacción de los empleados de una empresa es proporcional a su desempeño laboral.
  • El fomento de las relaciones humanas da como resultado un recurso humano de calidad.

El enorme éxito que ha tenido la construcción de equipos

La popularidad que han adquirido las actividades de construcción de equipos se debe fundamentalmente a los resultados que se han conseguido debido a ellas.

Con el paso de los años más y más empresas han estudiado cómo aumentar su productividad gracias a la consolidación de equipos de trabajo estables y funcionales, principalmente utilizando procesos de alianza, modelaje, circuitos y clínicas temáticas.

Algunos de los positivos resultados que prueban el éxito del Team Building son:

La definición de objetivos

Gracias a la consolidación de un sentimiento de pertenencia en cada uno de los empleados de una empresa se logra establecer el correcto camino para el alcance de los objetivos tanto individuales como colectivos.

La definición de roles

Una vez se logra formar un grupo que produce los resultados deseados existe la posibilidad de que se establezcan relaciones informales entre cada uno de los miembros del mismo, la construcción de equipos permite recordar la importancia que tiene la estructura empresarial y la interrelación que existe entre las tareas de cada empleado.

Resolución de problemas

El trabajo en equipo se compone de diferentes fases que ayudan a identificar los problemas que puede estar enfrentando la empresa, para de forma unida hallar una óptima solución.

Desarrollo de cualidades individuales

Así como se fortalecen características colectivas, individualmente los miembros de un buen equipo desarrollan habilidades tales como el liderazgo, la comunicación asertiva, la tolerancia y el espíritu proactivo.

La metodología del Team Building

Aunque la formación de equipos puede tener diferentes metodologías dependiendo del paradigma seguido por un asesor empresarial, ciertamente hay un proceso básico que define el método de construcción de grupo.

El primer paso es la interacción inicial entre los miembros del equipo, esta suele ser muy formal y es un encuentro para establecer relaciones superficiales; siguiendo a esto existe un segundo paso en el que se plantean acuerdos de ganar-perder, con los cuales cada miembro busca su victoria individual para satisfacer sus necesidades; los acuerdos ganar-perder usualmente se vuelven disfuncionales rápidamente por lo cual se da paso a un tercer momento lleno de caos y tormenta; como a toda tormenta, le sigue la calma, así que después de las discusiones el equipo comienza a proponer los conocidos acuerdos de ganar-ganar.

Finalmente, después de todos los esfuerzos se da la maravillosa sinergia, el punto final en el que los acuerdos ganar-ganar dan como fruto una productividad única en el equipo llena de verdadera integridad.

Esta es más o menos la metodología que puede encontrarse en Cubiqum, donde los participantes se enfrentarán a retos increíbles para escapar de una habitación o lograr salvar al mundo.

Los puntos fundamentales de nuestro juego de escape room son la lógica, el ingenio, la intuición y sobre todo el trabajo en equipo.

By |2018-11-21T08:53:21+00:00noviembre 19th, 2018|Blog, Team Building|0 Comments

Déjanos un comentario